Quedamos cada día un poco peor

Particularmente, los españoles no son santos de mi devoción, recordemos
que muchas empresas españolas han venido a invertir a Argentina, en la
época en que su enriquecimiento era desmesurado. Como sea, España
pertenece al Primer Mundo real (con ETA y todo) y, aunque no estemos de
acuerdo, son más importantes que nosotros en “la rueda de las naciones”
Con este contexto, vale la pena leer este artículo de El País:

Perdida la iniciativa política ante el conflicto con el campo, que ya
se ha prolongado durante prácticamente la mitad de su mandato, el
Gobierno de Cristina Fernández ha dado el visto bueno para que el
sindicato peronista de camioneros bloquee en al menos 200 puntos las
carreteras argentinas con el propósito de que los productores
agropecuarios se vean obligados a levantar su huelga. Los rehenes de la
jugada son los habitantes de las ciudades que ayer volvieron a hacer
acopio de alimentos ante un desabastecimiento que se prevé inminente.

De nada han servido las diferentes estrategias ensayadas por
Fernández, desde la presidencia de la República, y su marido, Néstor
Kirchner, desde la presidencia del Partido Justicialista, para salir
victoriosos de un conflicto que el matrimonio ha encarado como un
desafío a la autoridad legítimamente elegida en las urnas el pasado
octubre. A un mes de tirante diálogo le siguió una ruptura de las
conversaciones por parte del Ejecutivo y el anuncio unilateral de una
modificación en las elevadas retenciones a las exportaciones de grano,
detonante de la protesta.

Por su parte, sabedores de que las
clases medias urbanas les apoyan y de que el conflicto le está
provocando una hemorragia de credibilidad a la Administración
Fernández, los productores no han dado marcha atrás. La popularidad del
Gobierno permanece siempre por debajo del 30% excepto en encuestas
sufragadas por el propio Ejecutivo, que obtienen escasa repercusión
debido a que un efecto colateral de la huelga ha sido un enconado
enfrentamiento con prácticamente toda la prensa. Fernández tiene
demasiados frentes abiertos.

Así las cosas, Fernández se ha inclinado más por la estrategia
defendida por los halcones que lidera su marido: elevar la tensión
hasta que el contrario retroceda. Un movimiento que ha dado resultado
en repetidas ocasiones durante la presidencia de Kirchner (2003-2007).
El sindicato de camioneros ha bloqueado totalmente cientos de rutas,
especialmente en las zonas de producción agropecuaria. El sindicato
está controlado por Hugo Moyano, líder del poderoso sindicato peronista
Confederación General de Trabajo (CGT), miembro de la dirección del
Partido Justicialista y hombre de total confianza del matrimonio
Kirchner.

El Gobierno ha acusado a los productores del campo de la situación y de
obligar a ir a la huelga a los camioneros. “Es absurdo que traten de
sacarse la responsabilidad de encima. Son ellos los que generaron esta
situación al impedir que circulen los camiones con cereales”, subrayó
el ministro de Interior, Florencio Randazzo.

Fuente: http://xrl.in/64g

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: