Gobierno Representativo

Ya lo sabemos: “Artículo #1: La Nación ………. la forma representativa, republicana y federal, ……..” ¿A quienes representan nuestros legisladores? Parece que, en una alta proporción, no representan a quienes los hemos votado. Les transcribo un artículo de Nelson Castro:

“Había que ganar la votación de Diputados sí o sí. Es verdad, los números no daban. Hasta las primeras horas del sábado, el Ggobierno perdía. Ahí fue que el apriete se hizo más fuerte y la billetera se abrió aún más. ¿Si no, para qué está el superávit? Néstor estaba como loco pegado al televisor y gastando el teléfono. Algunos se pudrieron y no lo atendieron más. A los del campo les faltó olfato político. Fue como dijo Carrió: justo cuando más hubiera pesado su presencia en la calle se la regalaron a D’Elía y compañía. Allí cometieron un craso error. Por eso Néstor salió con los tapones de punta a armar la contramarcha cuando el campo dijo que venía a manifestarse a Buenos Aires para la sesión del Senado.”

La realidad de los números

“Esto casi se parece a las encuestas previas a las elecciones”, decía con ironía un veterano de contiendas en el Senado. Se refería, claro, al conteo que día por día –y casi hora por hora– se viene haciendo de la votación que, sobre la media sanción de la Cámara de Diputados a la ley que contiene la ya legendaria resolución 125, habrá en la Cámara alta el próximo miércoles. He aquí algunos de esos pálpitos:

* Sectores del oficialismo: “Tenemos 37 votos asegurados”.
* Sectores del “reutemismo”: “El gobierno tiene los votos. Si el resultado es 37 a 35 habrá de ser un triunfo para nosotros”.
* Sectores del radicalismo K: “El Gobierno tiene 37 votos. El peor escenario posible sería un 36 a 36”.
* Sectores del radicalismo: “Creemos que vamos a obtener los votos para llegar a un empate”.
* Confederaciones Rurales Argentinas (CRA): “34 votos para el oficialismo y 33 para la oposición. Estamos tratando de convencer a los indecisos”.
* Federación Agraria Argentina (FAA): “34 votos para el oficialismo y 32 para la oposición. Estamos intentando convencer a los indecisos pero es difícil. Sabemos, además, que los indecisos, en general, votan por el Gobierno.
* Sectores del socialismo: “Según nuestro conteo, el Gobierno tiene 37 votos y la oposición, 30”.


El teléfono suena

Así como ocurrió en la intrigante noche del viernes al sábado pasado en Diputados, los teléfonos de los senadores están al rojo vivo. Quienes llaman son tanto la Presidenta como el ex presidente en funciones. Los tonos y las formas de Cristina Fernández de Kirchner son amables; se le escucha pedir por favor. Las maneras de Néstor Kirchner son otras. El por favor no existe. Allí reinan el tono y las formas del apriete. Veamos algunos casos.
A Pablo Verani lo llamó la Presidenta. El tono fue afectuoso y con reminiscencias de momentos menos turbulentos. No hubo caso. Verani confirmó que tiene un proyecto propio y que votará en contra de la resolución 125. Esta posición es contraria a la del gobernador de la provincia, Miguel Saiz, quien también puso presión a sus diputados para que el sábado 5 de julio votaran a favor del proyecto gubernamental. Saiz está esperando fondos que le debe enviar la Nación y que, curiosamente, están demorados. Los otros dos senadores rionegrinos, Miguel Angel Pichetto y María José Bongiorno, votarán por el sí.
“El problema aquí no son tantos los senadores sino los gobernadores”, reconocen senadores de varios sectores. Las necesidades son muchas. “Imagine que si el Gobierno deja de enviarle la partida que corresponde, en dos o tres meses las finanzas de esa provincia entran en crisis con lo que el gobernador de turno comienza a tambalear”, concuerdan los unos y los otros.
Carlos Reutemann tomó la decisión de no atender más el teléfono cuando la llamada viene desde la Casa Rosada o la Residencia de Olivos. Ha quemado las naves y sabe que es poco probable que su relación con los Kirchner que, en algún momento pareció ser buena, vuelva a ser lo que fue.
Sobre Ramón Saadi ha operado el ex cuñado presidencial, Armando “Bombón” Mercado. “A los Kirchner esto les va a salir caro” aseguran desde las cercanías del senador por Catamarca. Saadi quiere acceder a la jefatura del justicialismo en su provincia. Su sueño permanente es el de volver a ser gobernador de Catamarca. ¿Serán los Kirchner el pasaporte a ese regreso tras haber sido Saadi eyectado del poder por las consecuencias políticas de la trágica muerte de María Soledad Morales, hace ya casi 20 años?
¿Sonó también el teléfono del senador salteño Juan Carlos Romero? Todo es posible a pesar de que los Kirchner hicieron muchísimo para desplazarlo de la conducción política de la provincia.
En todo caso, si la llamada existió, el resultado fue negativo. Romero habrá de votar en contra. La que dio una sorpresa fue su comprovinciana Sonia Escudero. “Como Romero se pronunció en contra del proyecto oficial, muchos medios la incluyeron entre los que votarían en esa dirección. Sin embargo, la senadora aún no tiene una posición tomada. Espera analizar el dictamen y luego pensar su voto. No descartamos que sea diferente al de Romero”, se apresuraron en aclarar explícitamente sus asesores en las últimas horas.
En la Presidencia tienen expectativas de conseguir una buena cosecha de los senadores de Tierra del Fuego. La aspiración es que haya apoyos y abstenciones sin ningún voto negativo. Hay dos datos que favorecen la posición del Gobierno nacional. El primero es que la economía de Tierra del Fuego no depende de la producción agropecuaria. Nada de lo que pase con la soja, el girasol, el maíz o el trigo la afecta directamente. El segundo es que allí hay una alta conflictividad social –en este momento hay una complicada situación con los maestros– para cuya solución, la gobernadora Fabiana Ríos depende de los fondos que le envíen desde Balcarce 50. Lo que le está pasando al gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti –a quien, desde que adoptó una posición crítica de la resolución 125 los Kirchner decidieron, a modo de castigo, retacearle los fondos para el pago de las jubilaciones y del incentivo docente– es un ejemplo que, seguramente, Ríos no querrá repetir. Según se sabe hasta hoy, el senador Jorge Colazo va a votar por el sí. El voto de los otros dos senadores, María Rosa Díaz y José Carlos Martínez, que son del ARI, es aún incierto. Definirían sus posturas recién el martes.
Para el gobernador de Neuquén, quien tiene una mejor relación con los Kirchner que su predecesor, Jorge Sobisch, también han habido promesas de un mundo mejor. De los tres senadores por esa provincia, dos, Nanci Agustina Parrilli y Jorge Fuentes, son del Frente para la Victoria y votarán, obviamente por el sí. El tercero, Horacio Lores, que pertenece al Movimiento Popular Neuquino, navega entre la duda y el no.
“Esto es lo que hacía Menem y, alguna vez, los Kirchner supieron protestar por ese manejo arbitrario de los fondos públicos que era y es escandaloso” rememoraba en voz muy baja un diputado K que supo ser un menemista furioso y después un duhaldista fervoroso.
A propósito: ¿Que hará Carlos Menem? ¿Irá a la sesión? ¿Hablará? ¿Votará?
Por el lado del vicepresidente, las cosas están complicadas. “Estamos rogando que no se llegue a dar un 36 a 36. Eso sería terrible”, reconocen desde el entorno de Julio Cobos para agregar que “si busca adivinar cómo votaría en ese caso, revea las declaraciones del ingeniero y encontrará la respuesta”. Sin ganas de entrar en ese tipo de especulaciones, propias de una novela de suspenso, el jefe del bloque de senadores K, Miguel Angel Pichetto, salió, con los tapones de punta, a marcarle la cancha a Cobos. “Si vota en contra, se tiene que ir”, le advirtió sin tapujos. El vicepresidente sabe que eso no es una broma y que ése es el pensamiento del matrimonio presidencial. La realidad es que Cobos no ha sido crítico de las retenciones en sí, sino de la manera cómo los Kirchner manejaron esto. Por lo tanto, es altamente improbable que, en caso de tener que desempatar, votare por el no. Igualmente, sabe que su futuro no será un lecho de rosas. Por lo pronto, no descarta que desde el gobierno de su sucesor en la provincia de Mendoza, Celso Jaque, lo salgan a acosar con alguna denuncia que signifique un golpe a su figura, la que viene teniendo un ascenso en las encuestas que era, como tantas otras cosas, inimaginable antes del 10 de marzo.

Más allá de todo esto, es claro que el mundo no se terminará el próximo miércoles. Se han puesto en marcha acciones políticas que ya dan por superado este hecho y que posan su mirada en las elecciones legislativas del año que vienes. En ese sentido la figura central, dentro del justicialismo tanto K como anti K, es la de Eduardo Duhalde. Al respecto, hay que decir que los intendentes del conurbano bonaerense, salvo Julio Pereyra de Florencio Varela y algún otro, están muy preocupados y atentos a todo esto. Tanto es así que están esperando que termine toda esta travesía legislativa para ir a hablar con el ex presidente en funciones. Quieren pedirle a Néstor Kirchner que ponga freno a un accionar confrontativo que les ha traído enormes problemas. ¿Lo conseguirán?
Lo cierto es que el kirchnerismo tiene una ausencia de líderes de peso político en los distritos más importantes del país, esto es, provincia de Buenos Aires, Capital Federal, Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos. ¿La billetera oficial alcanzará para revertir esta situación?

Reflexiones finales:

A) Una de las consecuencias más lamentables de todo este conflicto entre el Gobierno y el campo ha sido la aparición de un clima de intolerancia que la mayoría de la sociedad argentina no quiere volver a vivir nunca más. Tanto los episodios de escraches al diputado Alberto Cantero Gutiérrez y a un grupo de diputados tucumanos oficialistas como así también la amenaza de la cual fue víctima Eduardo Buzzi deben ser repudiados en forma total y absoluta.
B) Las conferencias de prensa de Néstor Kirchner merecen un párrafo. El ex presidente en funciones aparece rodeado por un grupo de funcionarios y dirigentes gremiales a los que se les agrega, mezclada entre los periodistas, una claque destinada ora a festejar algunas de las respuestas del Dr. Kirchner ora a hostigar a los periodistas que puedan disgustarlo o incomodarlo con sus preguntas. Esto es propio de una persona temerosa e insegura. ¿A qué le teme Néstor Kirchner?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: