Julio, 17 de 2008 ;-)

¿Qué fue lo que pasó hoy? Para ser rigurosos, nunca esperé este desenlace, siempre creí que “los métodos” usados por el Jefe K para disuadir a quienes no apoyaban su moción iban a triunfar, pero, afortunadamente, me equivoqué.
Un chiste gráfico que ilustra uno de “los métodos” usados por el Jefe K (tomado del Dr. Lecter) es el siguiente:

Para redondear, les comparto un texto de Ceferino Reato, el cual resume en un par de párrafos la situación en la que quedó el Gobierno ahora. Ojalá que el Jefe K entienda los mensajes que está recibiendo de todos lados y pase a un segundo plano, para que el país pueda avanzar con el empuje y compromiso de todos los que lo queremos realmente grande e inclusivo.

Los Kirchner, la pareja que viene ocupando el centro de la política argentina desde hace cinco años, acaban de sufrir su peor derrota. El campo les había ganado la opinión pública, la calle y ahora acaba de vencerlos en el Senado, a través del voto decisivo del vicepresidente Julio Cobos, que sacó así chapa de político expectante y restituyó valor al cargo que ocupa.

El resultado de la votación en el Senado muestra el grado de deterioro del kirchnerismo como estilo político, una forma elitista (pocos toman decisiones que afectan a muchos) y discrecional (de arriba hacia abajo) que tuvo sus años buenos durante el gobierno de Néstor Kirchner pero que ahora, con un país que ha salido de la crisis económica y social, está fuera de época.

Hasta anoche, todos los analistas pensaban que el gobierno tenía los votos seguros para aprobar en el Senado el proyecto de ley sobre las retenciones móviles. Eso no iba a solucionar el conflicto con el campo pero le daría al oficialismo un poco más de aire, en una suerte de victoria pírrica.

Pero, la derrota parlamentaria revela que el kirchnerismo estaba peor de lo que se pensaba. Este acontecimiento abre las puertas a una crisis política, que puede derivar en problemas económicos, pero que también se presenta como una oportunidad de adecuar la política a la nueva realidad económica y social.

Es un momento decisivo para Cristina Kirchner, en el que puede, finalmente, relanzar su gobierno y desprenderse un poco de la tutela asfixiante de su marido. Puede, por ejemplo, ofrecer una lectura realista del resultado e incluir en sus próximas decisiones las novedades que presenta la crisis.

En primer lugar, la emergencia de un nuevo actor económico y social, y por lo tanto político, que es el campo. Ha sido el motor fundamental de la sorprendente recuperación de la economía argentina, pero no era reconocido como tal por el gobierno al punto que una medida clave en la determinación de su rentabilidad fue tomada entre gallos y medianoche, litaralmente.

Ese nuevo actor llegó para quedarse, más allá de la simpatía que le despierte al gobierno.

En segundo lugar, reapareció el Congreso, que estaba dormido y terminó canalizando el conflicto entre el gobierno y el campo gracias a una iniciativa de Cobos. Esto es un salto de calidad institucional, superador del estilo kirchnerista. Como lo es también la recuperación del valor del cargo de vicepresidente.

Terminó el estilo kirchnerista; puede nacer algo mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: