Archive for 16 febrero 2009

CFK bipolar

febrero 16, 2009
Leyendo algunas notas de opinión, encontré este artículo en Perfil, que quiero compartir. Convengamos que no es novedad, pero indigna mucho cuando vemos la conducta bipolar (bueno, yo la denomino incoherente) de nuestra presidenta; es gravísimo que ese personaje (y su ilustre esposo, que no se queda atrás) decida los destinos del nuestro querido país. Desde mi punto de vista, lo verdaderamente grave es que como no hay una política educativa seria, responsable y comprometida con el país, esta situación no va a cambiar, porque los que hoy somos adultos ya tenemos nuestros puntos de vista formados, pero los niños aún no, y no se los educa en el marco de las responsabilidades, deberes y derechos que los argentinos debemos tener. Con una sociedad inculta cualquier demagogo, con un la cuota adecuada de malicia y abundantes recursos económicos, se hace fuerte y puede dominar a su antijo a la “voluntad popular” Los que pasamos los 35 recordaremos a Piero: “Estudiar era pecado, clandestino era saber porque cuando el pueblo sabe no lo engaña un coronel” Piero hacía referencia a los militares del Proceso; ahora no hay militares, pero la estrategia es la misma: una sociedad mayormente inculta, para engañarla sin mucho esfuerzo. Lamentablemente, esta es nuestra Argentina actual.

La imagen no podía resultar más contradictoria: por un lado, se vio a la presidenta Cristina Kirchner, engalanada en ropa de princesa, haciendo esperar a los reyes de España para intentar una entrada triunfal en el mundo de la aristocracia europea con todos sus lujos; por el otro, se la observó ya en ropa de mujer común, con expresión de aguda preocupación en su rostro, abrazando a los niños de la mano del Estado, el que ella misma maneja. Es como si la Presidenta se sintiera gobierno en un mundo y oposición en el otro. Cómo, si no, podría entenderse que haya revelado al país la forma en que se le “hiela la sangre” cuando los poderosos piden más y se olvidan de los más humildes, como si ella no tuviera nada que ver con la realidad argentina.

Esa fue la primera visita que Cristina Kirchner hizo a los sufridos pobladores de Tartagal. En el 2006, ya en la gestión de su marido, esa misma gente había sido castigada por un fenómeno natural que puso al desnudo la pobreza extrema, el abandono más absoluto de gobierno provincial y nacional y la total falta de previsión. Aunque afirman que las obras para evitar nuevos derrumbes en Tartagal ya están completadas en un “70 por ciento”, lo cierto es que desde aquel aluvión ocurrido ya en la era kirchnerista nada cambió no sólo en esa ciudad, sino en todas las regiones del país donde la pobreza, como justifica el gobernador salteño, es “estructural”. Pero si tantos años en el poder absoluto del kirchnerismo -ya suman siete, nada menos- nada se hizo para modificar esa situación, ¿con qué audacia la Presidenta acusó una vez más a “los otros” por las desgracias nacionales? En siete años los Kirchner mantuvieron una estrategia que, increíblemente, hasta ahora les dio excelentes resultados: hablan de la realidad como si les fuera totalmente ajena, como si todos los males fueran responsabilidad y causa de los otros, y las escasas bondades fueran de su exclusiva autoría.

Es que esa hipótesis se basa en la convicción casi fanática de que el mundo está en contra de ellos: todos los que eviten manifestar una sujeción obsecuente e incondicional quedan expulsados del mundo áureo del poder. Como si faltara algo para aumentar la crispación de los Kirchner, dirigentes de la oposición están intentando bocetos de posibles alianzas futuras con la mira puesta en octubre próximo y la esperanza de arrancar algún sitial al oficialismo. Para este gobierno, los partidos de la oposición no existen. Ese factor básico de la vida democrática, no figura entre los planes, ideas, propósitos de la actual administración. Nunca ninguno de los dos consortes se allanó a dialogar con dirigentes de la oposición, por más propaganda que haya hecho en su campaña electoral la presidenta anunciando una concertación que jamás se concretó y nunca se verificará.

Hasta el propio vicepresidente de la Nación, Julio Cobos, es considerado como un enemigo a combatir hasta el final. Al punto que, una vez más, Cobos fue víctima del capricho kirchnerista cuando se le negó un avión para ir a Tartagal a visitar a los damnificados. El escenario de Tartagal destruido y con sus habitantes en el límite de la supervivencia tenía que ser exclusivo para la primera mandataria: ni siquiera quiso viajar con los ministros que podrían haber tomado cartas técnicas en los asuntos más urgentes a resolver: no estaba ni la ministra de Salud, Graciela Ocaña -siempre en la cuerda floja- ni su propia cuñada, la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner. Después de mezclarse con los pobladores que perdieron todo por un nuevo aluvión de barro en el norte del país, la Presidenta convocó a cientos de militantes a la residencia de Olivos para manifestar entre ovaciones, repiques de bombos y halagos interminables, que los pobres son pobres por culpa de los ricos, y no por culpa de los gobiernos que nunca se han ocupado de superar esa situación de humillación en la que están sumergidos millones de argentinos.

Para colmo, la escena tiene como telón de fondo la promesa de una crisis que llegará indefectiblemente como coletazo del tsunami que está haciendo derrumbar el mundo capitalista. Sin embargo, ese telón no es visto por quienes hoy sostienen las riendas del poder, lo que revela que su mirada es tan estrecha como lo es la hendija por la que en octubre próximo los ciudadanos colocarán sus boletas para llenar las urnas. Esa parece ser la única preocupación real del matrimonio en el poder; lo demás, según esa postura, deben resolverlo los otros.

Tartagal

febrero 16, 2009
Ahora que pasó lo que todos sabemos, todos nos hacemos eco del evento… Más allá de eso, a veces resulta esclarecedor preguntarse: ¿Por qué pasan las cosas que pasan? No es simplemente “echarle la culpa a fulano” y olvidarse de las propias responsabilidades, sino de tratar de comprender el complejo entramado de decisiones, lobbies y corrupción que nos está gobernando. Desde hace varios años apoyo a Greenpeace; a veces hay campañas loables y a veces no tanto, pero en esta campaña la Dinastía K desoyó los reclamos y ahora la Presidenta se rasga las vestiduras. Comparto una nota de Critica:

En diálogo con Criticadigital, el coordinador general de la campaña de Biodiversidad de Greenpeace sobre la Ley de Bosques, Hernán Giardini, explicó porqué los pobladores de Tartagal viven una de sus peores catástrofes. Habló de una doble responsabilidad del Gobierno nacional y del gobernador salteño Juan Manuel Urtubey. “Esto se pudo evitar”, sostuvo.

El ministro del interior, Florencio Randazzo, dijo que “la catástrofe no podía evitarse” porque el alud se adelantó a la finalización de la obra del puente que canalizaría el agua del río.

Si él reconociera este problema estaría reconociendo las responsabilidades de la Nación y la provincia. Si no hubieran deforestado la zona de la manera en que lo hicieron en los últimos 10 años esto no habría sucedido. La deforestación fue la principal causa por que no se mitigó el impacto de las lluvias.

Entonces ¿no ocurrió sólo por una causa “natural”?

Al desaparecer la cobertura boscosa, tanto por la tala como por el desmonte, el suelo queda expuesto a una erosión hídrica que va socavando en la cuenca, genera derrumbes y el río no toma el curso natural, es decir, baja a una dirección distinta que sólo puede ser frenada por la vegetación, inexistente.

¿Cuál es la responsabilidad del gobierno salteño?

Salta es la provincia del país que más desmontes autorizó en el último tiempo. Desde 2006 incrementó muchísimo la cantidad de desmontes. En 2007 mientras se discutía la Ley de Bosques, el ex gobernador (Juan Carlos) Romero quintuplicó la cantidad de desmontes. Los empresarios lo ven como una gran oportunidad para hacer dinero: a veces compran tierras del tamaño de la ciudad de Buenos Aires, de 30 mil hectáreas, a precios irrisorios.

¿Por qué el ensañamiento con el desmonte de los bosques nativos?

El principal negocio es la agricultura: la soja. Los empresarios también ven muchas oportunidades con la ganadería y el uso maderero. En la tala de árboles se usan motosierras, pero para el desmonte emplean unas topadoras gigantes y ahí sí que no queda nada. Sin dudas que para hacer esto, recibieron el aliento de los gobiernos locales de Romero y Urtubey, sino no pasa.

¿Y la responsabilidad del Gobierno nacional?

Antes de la sanción de la Ley de Bosques (26.331) se pedía un estudio de impacto ambiental que parecía una cargada y una audiencia pública que nunca lo frenaba. Era pura burocracia. Ahora existe la sanción, pero no la reglamentación de la norma, y esa función le corresponde al Poder Ejecutivo. Hay artículos que quedan a libre interpretación y sin la reglamentación no se puede hacer nada al respecto. Hoy tememos que se reglamente la ley pero que no se respete el espíritu de la norma: hay intenciones de las provincias del norte por continuar con estas actividades. Por esto, esperamos que la presidenta Cristina Kirchner le baje una fuerte línea a los gobernadores del desmonte.

¿Usted cree que le harán caso si lo hace?

Esto lo maneja la provincia, la aplicación de los recursos naturales es provincial desde la reforma del 95. En realidad, esto debería funcionar bajo leyes nacionales que le dan ecuanimidad. Por supuesto que la interpretación depende de la provincia, acá hay doble responsabilidad.

¿Hubo un previo aviso de la naturaleza, una señal que anticipara la catástrofe?

El problema viene desde hace 10 años. En 2006 se alertó. Durante 2007 hubo un incremento de los desmontes, pero tanto a nivel local como nacional piensan que los recursos son ilimitados, que no van a tener el impacto. No lo hacen por ignorancia, sino por conveniencia, hay mucho negocio detrás. En Salta las hectáreas son muy baratas, el negocio es muy grande. En términos ambientales es un desastre.

En diciembre pasado la Corte Suprema de la Nación suspendió varios desmontes a raíz de un pedido de los pobladores originarios ¿Qué pasó después?

El 18 de febrero hay una audiencia pública, esperemos que la Corte falle a favor de las comunidades. Eso va a ser un punto importante porque por lo menos demostraría una atención del Máximo Tribunal a un problema que ni la Nación ni Urtubey están atendiendo. Para los nativos eliminar el bosque es como condenarlos a muerte. (N. del R.: El gobierno provincial de Juan Carlos Romero había autorizado el desmonte en 807 mil hectáreas.)

¿Después del alud, cuál es el mayor temor en la zona para los próximos días?

La posibilidad de dengue esta latente, la situación es por demás propicia. Estamos muy preocupados, toda la región está dañada por la crecida del río, hay bosques pelados, muchas zonas a punto de desbarrancarse. No podemos descartar que se produzca otro alud.

¿Cree que ahora Cristina Kirchner le dará la debida importancia a la Ley de Bosques?

Puede ser. Se que están reunidos y tratando de acelerar este proceso. Nosotros, por lo pronto, recibimos más de mil llamados diarios al teléfono rojo para pedir la reglamentación. Esa movida generó una fuerte presión, aunque de todas formas, se sigue discutiendo entre el Ejecutivo y las provincias. No dejan intervenir a las organizaciones civiles. La última vez que las ONG pudieron intervenir fue en julio pasado, en la elaboración de un borrador, pero fue desestimado. Pedimos audiencia con (Sergio) Massa, con la Presidenta, con el secretario de Ambiente de la Nación Homero Bibiloni, pero la comunicación que tienen con Greenpeace es nula.

¿En qué consistiría esa reglamentación?

En procesos de evaluación antes de autorizar un desmonte, en mejorar los controles provinciales. Muchas veces una forma de ningunear una ley es no reglamentándola.

Aportes previsionales

febrero 9, 2009
Todos sabemos que el gobierno K, para mantener su modelo de corrupción y clientelismo, necesita el ingreso cada vez mayor de dinero fresco a la Kaja. Dentro de esa consigna de apropiación de cuando dinero vean disponible expropiaron el dinero de las AFJP. No tiene caso evaluar si las AFJP eran buenas o no, lo que sí queda claro es que eran una alternativa enmarcada en la Ley para que nuestros aportes previsionales no vayan (al menos de manera directa) al bolsillo K. Así que sin escrúpulo alguno se apropiaron de ese monto de dinero y, lo que es peor, del flujo continuo de ingreso del dinero de nuestros aportes mensuales. ¿Para qué usa CFK ese dinero? La respuesta viene de un informe que coneccionó Jorge Lanata y que les quiero compartir:

Todos creen que recién en marzo la vida real hará su entrada. Con la crisis internacional y las vacaciones, el impacto de bolsillo de la inflación, la recesión y las tarifas aún no se han hecho sentir en plenitud. En marzo, más de un millón de consumidores de clase media de la Capital, GBA y La Plata habrán recibido su factura de luz con aumentos del 200, 300 o 400%, tres millones de clientes de gas natural harán lo propio con un aumento generalizado del 129% más las excepciones con las que se regodean los noticieros. Y todos ellos comenzarán a viajar por autopistas, colectivos y trenes más caros. Marzo será, como el abril de T. S. Eliot, el mes más cruel. El plan A, B, C, D (y siguen las letras) del Gobierno se ha basado hasta ahora en medidas anticrisis cuya popularidad se disuelve con la rapidez de los verdes enzolves del jabón Drive.

A excepción de pararse en la esquina de Florida y Corrientes a regalar dinero en efectivo –una estrategia que esta semana llevó a cabo con éxito el promotor de un sitio de internet en medio de Times Square–, el Gobierno ya ha intentado todo tipo de “medidas de apuntalamiento de corto plazo” que nunca superaron los noticieros del mediodía: créditos blandos para automotores sin aire ni cenicero, facilidades financieras para línea blanca, festivales de blanqueo impositivo, etc. Con el crédito internacional cortado y la caída de las exportaciones de commodities, los K echarán mano este año de los fondos de la ANSES, que vienen en 2009 con un bonus track de 13.000 millones extra: los aportes de los afiliados a las AFJP, a lo que deberá agregarse un superávit que, en 2008, fue de otros 10.000 millones más. El “fondo de garantía”, estatizado el sistema, es de unos 90.000 millones, de los cuales más de la mitad es deuda interna del propio Gobierno al Gobierno. Informes privados y economistas consultados por Crítica de la Argentina coincidieron en afirmar que, si bien la ANSES es la “gran” caja, los anuncios de Cristina –que suman unos 30.000 millones– no podrán financiarse con ese dinero: si el organismo se hiciera de esa liquidez, se produciría un cataclismo económico. Pero el problema es lo que sí puede suceder: de cumplirse solamente con la mitad de lo anunciado, el funcionamiento del sistema previsional podría verse seriamente comprometido.

MAGIA BLANCA. Si todo esto fuera un culebrón de Televisa, la contrafigura llevaría su nombre exacto: Amado Boudou, el casi homónimo del culto nacido en Benin entre los esclavos, que resucita a los muertos y los hace trabajar en su provecho. Vudú y zombies agregan una pizca de intriga a la trama. Fuentes del Palacio Presidencial aseguran a este diario que Vudú se ha transformado en el “pollo” de Néstor: es asiduo visitante de Olivos y lo estudian como candidato del Frente para la Victoria en Capital. Vudú es la contrafigura de Massita, el jefe de Gabinete, y es el propio Néstor quien se encarga de sembrar cizaña entre ambos haciéndole llegar a Massa mensajes a través de su subordinado.

–¿Qué hace allí perdido el señor titular de la ANSES? –preguntó Cristina el martes 23 de noviembre cuando se anunció por segunda o tercera vez el soterramiento del Ferrocarril Sarmiento–. ¡Tiene que estar acá en la mesa si él es quien va a financiar la obra!

Vudú y sus mil millones tomaron su lugar en la mesa.

Paternal, el presidente mira a Amado en su propio espejo: ambos comenzaron con el mismo cargo. En 1983, durante la gobernación de Arturo Puricelli, Néstor fue el titular de la Caja Previsional de Santa Cruz. Allí aumentó el sueldo de los empleados, abrió sucursales en el interior de la provincia y tuvo su primer y último encontronazo con el gobernador cuando éste le pidió fondos para amortiguar el rojo de las cuentas provinciales.

Néstor, entonces, dio un portazo diciéndole que él estaba allí para defender la plata de los jubilados. Ahora la historia se dio vuelta como un cubilete.

Las siguientes obras serán financiadas con dinero de los jubilados:

–Soterramiento del Ferrocarril Sarmiento: 4.074 millones.
–Centrales térmicas: 2.500 millones.
–AYSA: 890 millones para la empresa estatal de agua. Un informe interno del Ministerio de Economía alertó sobre la imposibilidad de que AYSA devuelva ese dinero.
–Viviendas: 10.900 millones. Según el anuncio presidencial, ésa es la parte que corespondería a la ANSES para este año, de un total de 57.000 millones. Los acuerdos fueron firmados con 15 provincias, excluyendo a los distritos opositores: Capital Federal, San Luis, Corrientes, Santa Fe y Catamarca.
–Autos cero kilómetro: 3.100 millones. El primer adjudicatario fue el hijo del titular de Medio Ambiente, Homero Bibiloni, que debió renunciar ante el escándalo.
–Taxis y utilitarios: 650 millones.
–Bienes de consumo: 3.500 millones (heladeras, lavarropas, termotanques, cocinas).
–Industria: 1.250 millones en prefinanciación de exportaciones y préstamos de capital de trabajo. Hay 280 millones para la pesca.
–Agro: 1.700 millones. –PYMES: 3.000 millones.

Los 90.000 millones del Fondo de Garantía están colocados en depósitos a plazo fijo, títulos públicos, acciones de empresas, fideicomisos financieros, fondos comunes de inversión, préstamos para infraestructura y operaciones con el BCRA. Para decirlo de otro modo: no se trata de dinero líquido:

–Sí pueden liquidar acciones o usar la plata de los plazos fijos –le dijo Ariel Barraud, economista del Instituto Argentino de Análisis Fiscal, a este diario– pero es de tal dimensión el volumen que manejan que si salen a vender compulsivamente la cartera pueden generar un descalabro.

¿Quién controla esos 90.000 millones? Desde la creación del Fondo, hace un año y medio, la Comisión de Seguimiento no ha sido formada. Fue establecida por decreto y luego ratificada, y debería estar integrada por el gerente de Finanzas de la ANSES, el subsecretario de Evaluación Presupuestaria de la Jefatura de Gabinete, representantes de ABA y ABAPRA, dos integrantes de la Comisión Parlamentaria Mixta Revisora de Cuentas del Congreso, uno de la CGT, uno de la Federación de Municipios, otro de alguna organización empresarial representativa y uno más del órgano de jubilados que funciona en la ANSES. Tampoco se creó la Comisión Bicameral específica para fiscalizar el manejo del dinero, formada por seis diputados y seis senadores.

EL ORIGEN DE LA TARASCA. La ANSES tiene dos grandes fuentes de ingresos: los tributarios (que paga la población en general) y las contribuciones de seguridad social (que aportan los propios beneficiarios y sus empleadores).

Aportan a la “caja”:

–Ingresos Tributarios.
–11% del IVA. –120 millones del Impuesto a las Ganancias, más del 20% del total que se recaude. -El 15% de la masa de recursos coparticipables.
-El 21% del impuesto a los combustibles líquidos (naftas).
-El cien por ciento del gravamen al gasoil, diesel, querosén y gas natural comprimido.
–El cien por ciento del adicional sobre los cigarrillos denominado “de emergencia” y transitorio pero que sigue y seguirá vigente.
–El 70% del monotributo.
–Cuando baje la recaudación por la retracción del consumo –aseguró a este diario Roberto Larosa, economista de la CTA– el sistema previsional va a quedar resentido. Sin el paquete de impuestos tributarios, la ANSES sería deficitaria.

Hasta ahora, esta tendencia no se verifica: la ANSES mantiene hace cuatro años un superávit creciente (ver cuadro), que llegó a 7.130 millones en 2008 con el traspaso al Estado de afiliados a las AFJP.

Otra suma que habrá que hacer en marzo: al entrar en vigencia la movilidad jubilatoria aprobada el año pasado en el Congreso, se producirá un aumento no inferior al 18 por ciento.

Y una pequeña, final, observación: estamos siempre hablando de sacar. Y los barriles tienen fondo.

La nota completa, en el diario Crítica, está aquí.

Accidente automovilístico

febrero 8, 2009
El sábado 7 hubo un accidente en una ruta en Formosa: una camioneta se despistó, chocó con una alcantarilla y faléció su conductor, quedanto con heridas diversas los demás ocupantes. Hasta acá, no es un accidente diferente a los muchos que (lamentablemente) ocurren a diario en nuestras Rutas Argentina. Lo que llama la atención es que la accidentada fue la esposa de un legislador provincial, cuñada, a su vez, del Gobernador. Les comparto la nota tal cual la publicó Perfil; hay que leer los comentarios a la misma que han realizado los lectores de ese diario. Todos sabemos que nuestras Rutas Argentinas están en un estado calamitoso y que nuestros políticos no mueven ni un dedo para arreglarlas, pero no deja de sorprenderme la virulencia con que se ataca a la infeliz accidentada. Desde luego, refleja el punto de vista de quien escribe ese comentario, pero da una idea de los que muchos pensamos al respecto…